reducir la contaminación

Enseñan a las vacas a ir al baño para reducir la contaminación en el medio ambiente

¿Sabías que las vacas también pueden frenar el cambio climático?

Hoy desde el blog Bonsai de Jengibre, os contamos cómo un grupo de científicos alemanes, pretende reducir la contaminación creando granjas más respetuosas con los animales y el medio ambiente.

Y ¿cuál es el método que pretenden utilizar?

Entrenar a las vacas para que utilicen las letrinas. Sorprendente cuanto menos, ¿verdad? Muy atentos ,)

Según los últimos datos, la agricultura y la ganadería son responsables del 10% del total de emisiones contaminantes a la atmósfera.

El metano es un gas invernadero que se genera en el interior del aparato digestivo de las vacas, búfalos, ovejas y cabras.

Por eso son muchas las ideas para conseguir reducir la emisión de estos gases invernaderos a la atmósfera, con mayor o menor éxito.

Uno de estos últimos estudios, es el de unos científicos alemanes.

Las vacas van al baño para reducir la contaminación en el medio ambiente

¿Se puede enseñar a una vaca a ir al baño? Pues por lo visto, sí.

Un equipo de científicos alemanes ha demostrado que las vacas pueden ser entrenadas para orinar en letrinas, para disminuir la contaminación y contribuir así a detener el cambio climático.

La orina de la vaca contiene nitrógeno que se convierte en amoniaco cuando se mezcla con las heces, lo que contribuye al fenómeno de la lluvia ácida, a contaminar el agua y ha crear óxido de nitrógeno que actúa como un contaminante aéreo.

El amoniaco que producen sus desechos genera un gas de efecto invernadero al ser filtrado por el suelo.

La agricultura es la mayor fuente de emisiones de amoniaco. Las vacas como otros muchos animales, son bastante inteligentes.

¿Por qué ellas no van a poder aprender? Al entrenamiento los científicos lo llamaron MooLoo.

Para que los terneros aprendieran a utilizar correctamente las letrinas, primero empezaron por recompensar a los terneros cuando orinaban en ellas y luego se decantaron por asociar que el acto de orinar fuera de las letrinas , fuera molesto para ellos.

Como castigo utilizaron unos auriculares con sonidos desagradables (no lo compartimos) cada vez que orinaban fuera, pero esto a las vacas no les importó lo más mínimo.

Al final fue tan simple como un pequeño chorrito de agua, que funcionó bien para que los animales supieran dónde orinar.
Finalmente de los 16 terneros que comenzaron el experimento, 11 consiguieron ser adiestrados y orinar en las letrinas.

Los científicos esperan que en unos años todas las vacas vayan al baño y hacer granjas de animales más respetuosas con el medio-ambiente.

¿Qué os parece esta noticia? ¡Esperamos vuestros comentarios!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *