5 razones por las que comprar moda sostenible y cambiar tu armario

La moda sostenible o Slow Fashion Movement es el presente y el futuro para cambiar nuestros hábitos, pero, sobre todo, el mundo.

Hay muchas buenas razones para adquirir y comprar moda sostenible: medio ambiente, el planeta, la sociedad y nuestra salud. Pero poco se habla de lo que la moda sostenible te hará sentir y hará sentir al mundo.

Un 40% del público global ya es un consumidor aspiracional.

Prepárate porque aquí esta el cambio más sostenible que jamás verás.

¿Por qué apostar por la moda sostenible?

La moda sostenible es otro mundo que tienes que probar. Un mundo donde sólo buscamos lo mejor para nosotros y para el planeta. Prendas fabricadas en buenas condiciones de trabajo, respetando a los trabajadores y utilizando materiales 100% naturales y sostenibles, libres de químicos.

Son prendas hipo alérgicas, que nos harán sentir únicos por su suavidad y transparencia. Porque la Slow fashion está hecha para ti, pero aún no lo sabes. Y por ello, te explicaré los verdaderos motivos por optar por la moda sostenible y sentirte cerca del planeta.

 

  1. Sentir la naturaleza en un paseo por el bosque.

Sentir el contacto con la naturaleza nos recarga las pilas, nos hace sentirnos únicos, nos da vida y nos hace reflexionar si de verdad cuidamos del planeta o no. Respirar aire puro y alimentarnos sin riesgos para la salud es una de las cosas que debemos de tener en cuenta siempre.

Nosotros, el equipo que forma Bonsai de Jengibre, siempre busca los mejores planes en la naturaleza. Pasar un día entre compañeros y amigos, disfrutar del paisaje, hacer un picnic allí y cuidar el entorno.

Cuidado del medio ambiente.

La industria de la moda rápida produce el 20 % de las aguas residuales que se generan en todo el mundo. Pero no sólo eso, es la responsable del 10 % de las emisiones de dióxido de carbono que se lanzan a la atmósfera.

 

  1. Ver como disfrutan los niños siendo felices.

No hay nada que se contagie más que la sonrisa de un niño y vestir sostenible significa apostar por el comercio justo, el compromiso social y la no explotación infantil.

La moda sostenible no solo cuida del medio ambiente, es ética por definición. Por eso, el proceso de producción de nuestras prendas de algodón orgánico se realiza en Tanzania, Bangladesh y Portugal.

En fábricas que respetan el planeta y a las mujeres que emplea, reconocida por sus iniciativas excepcionales a favor de las mujeres, para que puedan ofrecer una vida más cómoda a sus familias y escapar de situaciones de emergencia precaria.

 

  1. Verte tan bien como hace 10 años

Abrir tu armario y ver cómo la prenda que compraste hace diez años sigue intacta, nueva, te sigue quedando igual de bien y además no ha pasado de moda por su atemporalidad, eso es la moda sostenible o Slow fashion movement.

Una prenda sostenible está hecha con tejidos de primera calidad, elaborada con el mínimo detalle para durarte 25 veces más que una prenda de fast fashion. Toneladas de ropa usada que los consumidores ya no quieren que dañan al medio ambiente, hay explotación de trabajadores, traen enfermedades y mucha pobreza.

Nosotros, Bonsai de jengibre, apostamos por diseños atemporales inspirados en la naturaleza.

 

  1. Sentirse único e identificado con la ropa que vistes.

Son prendas únicas primero porque son sostenibles, libres de químicos y sustancias tóxicas y porque sus diseños atemporales unidos a la creatividad, innovación y estilo propio son el sello de identidad de estas prendas.

Eso sí es moda sostenible.

 

  1. Tu ropa sin fecha de caducidad.

¡Tranquilidad!

Tu camiseta sostenible no se pasará de fecha, aunque la grandes cadenas de fast fashion nos lo hagan conocer cada día.

Según los últimos datos consumimos 400 % más ropa que hace 20 años y la desechamos en la mitad de tiempo. Fast fashion que nos arrastra a comprar sin necesidad, de manera compulsiva y a tirarla a las dos veces de haberla usado. Estas compras compulsivas conllevan ansiedad y depresión, entre una de las muchas consecuencias negativas tanto en nosotros como en el mundo.

Di adios al “comprar, usar y tirar”. Da un giro de 180 º a tu vida y fíjate más en quien hace tu ropa, cómo está fabricada y en tu forma de adquirirlas.

Arranca una revolución verde que te hace sentir más vivo, saludable y conectado que nunca.

Y tú, ¿eres un comprador aspiracional? Cuéntanoslo en los comentarios y únete al cambio.

Está en tu mano.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.