bonsái

7 consejos básicos para cuidar un bonsái

Si el otro día en nuestro blog, hablábamos de los beneficios del Jengibre, hoy lo hacemos sobre los cuidados del Bonsái.

Bonsái es el arte de cultivar plantas y árboles en bandeja, controlando su tamaño y moldeando su forma.

De donde proviene la palabra «Bonsai»

Empezaremos por decir que la palabra bonsái proviene del japonés, bon = bandeja y sái = cultivar.

Los monjes budistas introdujeron el bonsái en Japón en el año 794 a. c. Y rápidamente se asoció a la fortuna y a la buena suerte.

Por eso se dice que cultivar un bonsái en casa, atraerá la buena fortuna y toda clase de energías positivas.

Los bonsái son la perfecta representación del equilibrio entre la naturaleza y nuestra paz interior.

Es decir, lo que llamaríamos tener un buen karma.

Son símbolo de buena salud, vida sana, felicidad, tranquilidad, larga vida, paz y sabiduría.

¿Cómo cuidar un bonsái?

Los bonsai necesitan una dedicación constante y un arduo cuidado.

Lo primero que debemos hacer es elegir un ejemplar fuerte, sano y resistente.

A continuación te ofrecemos las siguientes pautas:

  1. Ubicación. Tenemos que tener pensado el lugar elegido para él, normalmente los bonsái son plantas de exterior, saber dónde vas a colocar tu bonsái es fundamental. Debe tener una buena iluminación pero evitando el sol directo. Estar protegido del viento y de las inclemencias meteorológicas.
  2. Riego. Este depende de muchos factores, como la especie, la estación del año, material con el cual esté hecha la maceta, la humedad ambiental, la mezcla del suelo. Hay que regar cuando la superficie de la tierra esté ligeramente seca, teniendo en cuenta que nunca debe de haber agua en la bandeja de abajo.
  3. Abono. Abonar regularmente durante la temporada de crecimiento, es fundamental para su supervivencia. Abonar desde la primavera al otoño, jamás recién trasplantado, tampoco es bueno abonarlo si está enfermo.
  4. Poda. Es la parte más creativa, hay una poda de mantenimiento y otra de modelado.
  5. Plagas. Principalmente al bonsái le afectan las cochinillas, ácaros y pulgones , sobretodo en verano, por lo cual, es recomendable aplicar un tratamiento preventivo para mantener un bonsái saludable.
  6. Trasplante. Al final del invierno o a principio de la primavera, saca el bonsái de su maceta y observa si las raíces sobresalen del cepellón, si es así es tiempo de trasplante, si por el contrario se encuentran en el interior y no se ven, espera un año al menos para hacerlo.
  7. Y por último y más importante para cuidar un bonsái, la paciencia, sin paciencia es imposible el cuidado de esta planta, con ellas, las prisas no son buenas.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *