bolsas biodegradables

Bolsas biodegradables ¿son realmente la respuesta a la contaminación masiva por plásticos?

Hoy en el blog de Bonsai de Jengibre queremos reflexionar sobre la alternativa a las bolsas de plástico. Las bolsas biodegradables…que no se degradan.

Esta opción de sustituir las clásicas bolsas de plástico del supermercado, por sus primas pequeñas, las bolsas biodegradables, parece no ser una solución real a la contaminación.

Te explicamos porqué.

¿La bolsa biodegradable es la respuesta a la contaminación?

Las bolsas biodegradables, pueden permanecen decenas de años sin alterarse.

Este material que se va fragmentando en trocitos cada vez más diminutos, atrae y acumula sustancias tóxicas contaminando todos los mares y costas del planeta. Estando presentes, además, en prácticamente todos los ecosistemas.

Desde el campo de la química, se busca mejorar o cambiar de algún modo la composición de estos plásticos, y hallar una alternativa que supla a los que tradicionalmente venimos empleando. Los conocidos como bioplásticos o plásticos biodegradables.

La contaminación por plásticos en nuestro planeta, es un hecho.

Término biodegradable, objeto de confusión

Los bioplásticos, con sus más y sus menos, se han presentado estos últimos años como una potente alternativa de futuro sostenible que acabará sustituyendo al plástico convencional. Aunque pueda que no lo sea tanto. Y es que el término biodegradable, puede ser objeto de confusión.

Un último estudio titulado Environmental Deterioration of Biodegradable, Oxo-biodegradable, Compostable, and Conventional Plastic Carrier Bags in the Sea, Soil, and Open-Air Over a 3-Year Period publicado en la revista especializada «Environment, Science and Tecnology», pone en tela de juicio la eficiencia de las llamadas bolsas biodegradables.

Este estudio pone de manifiesto el siguiente experimento:

Tras enterrar 5 tipos diferentes de bolsas biodegradables para comprobar cómo se veían afectadas por el paso del tiempo, tres años después todavía permanecían  intactas.

Es más, aún eran capaces de transportar hasta 2 kilos de peso sin romperse.

Greenwashing con los términos «sostenible, biodegradable y ecológico»

El reclamo de algunas palabras como sostenible, biodegradable y ecológico, puede ser verdaderamente potente.

Aunque no siempre coherente. O al menos, llevarnos a cierta confusión.

Las bolsas biodegradables, se han elaborado con alternativas al polietileno, el material del que están elaboradas las de plástico convencional.

Es decir, a base de plantas como el maíz o tubérculos como la patata. El mensaje que escuchamos es «100% biodegradable», que sus polímeros se van descomponiendo en partículas cada vez más pequeñas hasta que son totalmente absorbidos por la naturaleza. Sin embargo, no se degradan tan rápidamente.

La solución es compleja, pero sin duda alguna, la enseñanza que podemos extraer es que lo mejor que podemos hacer por el medio ambiente, es utilizar bolsas reutilizables cuando vayamos a comprar, e intentar no optar por bolsas de un solo uso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *