Guía para para no perderte en el mundo de la moda sostenible

Guía para para no perderte en el mundo de la moda sostenible

¿Tenemos realmente claro a qué nos referimos cuando hablamos de moda sostenible? Hoy en el blog de Bonsai de Jengibre te lo contamos 😉 ¡Muy atentos!
Cada vez son más los diseñadores de moda conscientes de lo que la industria textil contamina el medioambiente. La moda sostenible no es solamente buscar procesos de fabricación menos contaminantes, con reducción de residuos, disminución de la contaminación del agua etcétera. Incluye las mejoras de las condiciones laborales, la remuneración digna de los trabajadores, derechos humanos y buenas condiciones en los centros de trabajo.

¿Cuál es el objetivo de la moda sostenible?

En resumidas cuentas disminuir la velocidad de la producción y el consumo.

¿Cuál es el impacto de la industria textil en el medioambiente?

  • La industria textil contribuye con 2.4 billones de dólares a la fabricación global.
  • Es responsable del 8-10% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo.
  • Origina el 20% de la contaminación de las aguas residuales industriales en todo el mundo.
  • Cada año se pierden 500 mil millones de dólares debido a la subutilización de la ropa y la falta de reciclaje global.
  • 12.8 millones de toneladas de desperdicios van a parar a los vertederos de todo el mundo.
  • Quemar 1 kilo de ropa, supone generar 1.36 kilos de dióxido de carbono .
  • Tanto los europeos como lo americanos de clase media, solo se ponen una prenda entre 7 y 10 veces antes de tirarla o tenerla guardada sin usar.
  • Si las predicciones de consumo y poblaciones se mantienen, pasaremos de producir 62.000 millones de toneladas de ropa a producir 102.000 millones de toneladas.

¿Sabías que cada año se emplean 93.000 millones de metros cúbicos de agua para fabricar ropa? Un volumen suficiente para satisfacer las necesidades de 5.000.000 de personas.  Y que cada año se tiran al mar 500.000 toneladas de microfibras, lo que equivale a 3.000.000 de barriles de petróleo.
Al año se fabrican 150.000 millones de prendas, lo que equivale a 62 millones de toneladas de ropa y complementos.
De todas estas prendas el 30% se venden con descuentos y el otro 30% nunca llega a venderse.
Lo curioso es que el 50% de la ropa que fabrican las grandes cadenas fast fashion, terminan en el cubo de la basura.
Pero sabiendo todos estos datos ¿ qué hacemos? ¿dejamos de vestirnos? o ¿eliminamos del sistema a una industria que emplea a más de 300 millones de trabajadores en el mundo?
Está claro que esta no es la solución.

La moda sostenible está tomando un gran auge para compensar todo el daño que ha hecho la moda fast fashion.

¿ A qué marcas debemos seguir ?

Grandes firmas como Gucci, Donna Karan, Balenciaga, se han sumado a la moda sostenible.
Zara, H&M, Mango, están empezando a incorporar colecciones sostenibles.

Pero lo importante es que estas marcas sean sostenibles a lo largo de toda la cadena productiva y no sólo a nivel publicitario.
Mantener un cambio ambiental, ético y social a lo largo de toda la cadena productiva, puede generar un coste más elevado.

Conclusión; no compres más, compra mejor .

Tú decides si comprar una prenda de buena calidad, duradera, que realmente necesites, que garantice una cadena productiva con condiciones de trabajo dignas o gastar el mismo dinero en varias prendas de mala calidad que vas a descartar rápidamente y fabricadas con mano de obra barata.

Afortunadamente cada día hay más empresas decididas a ayudar al planeta y a que la moda sea más sostenible y ética, haciéndola más accesible y con prendas para todos los gustos.

– No caigas en el eco postureo, greenwashing o lavado verde. Está de moda ser verde y esto la industria lo sabe.

Ahora es muy frecuente encontrarnos con productos o servicios que resaltan como la mayor de sus virtudes y ventajas ser respetuosos con el medioambiente, pero la verdad es que muchos de ellos falsean las cualidades.
El greenwashing es una estrategia de marketing o propaganda usada por algunas empresas y gobiernos para presentar como eco amigables productos y políticas que en realidad no lo son, para mejorar la percepción que el público tiene de ellas y así mejorar sus ventas.

¿ Sabes quién paga el coste real de la ropa barata?

  • Cultivos intensivos. Estos cultivos son alimentados con plaguicidas, pesticidas y fertilizantes de origen químico que esterilizan la tierra y la convierte en un lugar donde no crece nada.
  • Enfermedades a la población cercana a estas tierras, como cáncer y malformaciones.
  • Semillas utilizadas en estos cultivos, están modificadas genéticamente.
  • Procesos químicos de teñidos, dejan ríos tóxicos.

En resumen:
Hacer camisetas de algodón orgánico puede resultar costoso.
Pero el costo de cada prenda barata, podrás no pagarlo tú, pero seguro que se cobra.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.